NOVELA HISTÓRICA DE VIKINGOS

Sabino Fernández

vikingos 2Todos sabemos que los vikingos fueron esos pueblos que, venidos de la península escandinava, asolaron toda Europa con sus incursiones y saqueos. Se les tildaba de extremadamente crueles y extendieron su ámbito de actuación desde la toma del monasterio de Lindisfarne, muy a finales del siglo VIII hasta el siglo XI con la derrota de Harald en la batalla del puente Stamford por la toma de Inglaterra. Por supuesto que existieron vikingos con anterioridad y posterioridad (ya llamados normandos en Francia, Inglaterra e Italia, o los príncipes rusos o los distintos monarcas nórdicos). Pero el periodo fuerte de saqueos y dominio marítimo de los vikingos fue este lapso de unos dos siglos en que hicieron tambalearse los cimientos de culturas más “civilizadas”.

Quien se acerca a una novela de vikingos suele sentirse atraído por varios aspectos. Por un lado, el carácter aventurero de la novela. Los vikingos siempre salían a la aventura desde sus bases nórdicas, con un regreso incierto o lejano. A muchos les gusta el aspecto marinero de la aventura, con sus drakkars y las siempre peligrosas travesías marítimas. Otros buscan el ardor guerrero, que solía acompañarlos, reflejado en sus novelas y en ese código de honor tan nórdico que sacrifica cualquier cosa al combate. No faltan los que buscan la mitología nórdica, la poesía de los eddas o el misterio de las runas en estas novelas.

A mí me atrae mucho el amplio ámbito de movimientos de los vikingos, que abarca desde Vinland (una supuesta parte de América), pasando por Groenlandia, Islandia, Islas Orcadas, Gran Bretaña, Irlanda, Francia, Italia, España, Portugal, imperio bizantino, Rusia y, por supuesto, sus países de origen: Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia. Para quien guste de los altos enfrentamientos nada mejor que la saga de Bernard Cornwell titulada “Vikingos, Sajones y Normandos”, que creo que ya va por su sexto volumen. Para quien guste de la propia vida en el elemento nórdico las novelas de Jan Guillou describen muy bien cómo vivían y qué aspiraciones tenían los reinos sueco, danés y noruego. La esencia de los vikingos la podemos encontrar en “Los hombres del mar” de Konrad Hansen con los “magníficos” apodos como Harald “Bluetooth”, que incluso dan nombre a aplicaciones inalámbricas telefónicas actuales. Esta novela narra cómo se movían los reyes noruegos entre la difícil política europea.

Por supuesto, hay novelas sobre el viaje de Erik el Rojo a Groenlandia y el de su hijo Leif Erikson a la supuesta América (Vinland). Novelas de españoles como “Nacido en Vinland” o “La saga de Yago” de Manuel Velasco o “Assur” de Francisco Narla o de autores extranjeros como “Historia de una cautiva” de Judith Linbergh, nos acercan a estos viajes de aventura.

No menos aventureros son los viajes hacia la mítica Miklagard para los vikingos (Constantinopla), como podemos ver en las novelas de Robert Low. Uno de los personajes que pasaron por Constantinopla como guardia imperial fue el rey noruego Harald Sigurdson, que se describe en novelas como la trilogía de “Vikingo” de Tim Severin.

Para quienes gusten del tema naval y de la idiosincrasia vikinga “Orm el Rojo” de Frans G. Bengtsson describe muy bien esta temática además de acercarnos al mundo de “Al- Andalus” y su relación con el mundo vikingo, que otras obras como “Al-Gazal el viajero de los dos orientes” de Jesús Maeso de la Torre.

La crueldad y la hermandad de los guerreros nórdicos podemos verlas en la saga de Raven de Gilles Kristian.

 Para quienes les atraigan las fantásticas metáforas de las sagas nórdicas también existen algunos libros interesantes, como “La saga de las islas Orcadas”, “La antigua saga de Gudrun” de Will Vesper o la “Saga de Kormak”.

No se pierdan el placer de leer algo sobre los vikingos, aunque ahora sepamos que los cuernos de sus cascos fueron una invención basada en una pintura bastante actual y, luego, en una invención de Hollywood. Aun así merece la pena descubrir este interesantísimo mundo.