José Luis González Subías: Literatura y escena

José Guadalajara

 

 

Era una mañana fría de sábado y un autobús nos llevó por las tierras sorianas de Bécquer. En una parada intermedia, coincidí con José Luis y empezamos a tirar del hilo. Enseguida, hubo afinidad, ya que ambos, en diferentes campos, nos dedicábamos a la investigación literaria. Le hice mil preguntas sobre su tesis y un autor romántico muy desconocido, José María Díaz, porque José Luis era ya entonces un experto del teatro del Romanticismo.

En el monasterio de Veruela nos hicimos unas fotos. Aún conservo la suya sentado en los escalones de la célebre cruz de Veruela donde Bécquer esperaba la llegada de El Contemporáneo. También, otra junto a un sepulcro de piedra del claustro.

Hemos coincidido varias veces y he sido testigo de su prodigiosa transformación, porque José Luis nos desafía a menudo con su mimetismo: de serio y riguroso profesor, vestido al modo clásico, puede pasarse a un rockero de guitarra eléctrica y piercing en la oreja, haciendo gala de su voz y música sobre un escenario.

José Luis, además de sesudos libros y artículos de investigación, también compone letras de canciones, como las interpretadas con su último grupo musical: La rendición de Brenda. En Youtube podemos encontrar diversas muestras de ello.

Han pasado los años desde aquel sábado matinal y, aunque con otras canas y no tantas ocasiones para vernos, la amistad ha seguido manteniendo su mismo nombre.

 

LA VOZ DEL AUTOR

 

Literatura y escena. Una historia del teatro español es un ensayo de corte académico nacido de un reto no calculado o medido; una apuesta conmigo mismo surgida del deseo de contar, con voz propia y un afán divulgativo y analítico a un tiempo, nada más y nada menos que la historia del teatro español, a partir de mi experiencia personal y directa con la literatura dramática, a la que he dedicado toda mi vida como investigador.

Si bien mis estudios han estado centrados durante años en la vida teatral del siglo XIX, desde una perspectiva eminentemente filológica, mi interés por el teatro es muy anterior y se remonta a los tiempos en que, siendo aún muy joven, me formé en la Real Escuela Superior de Arte Dramático y di mis primeros pasos en el arte de la escena.

Con el tiempo, aquella pasión juvenil fue canalizada y dirigida hacia unos estudios literarios que, de manera natural ―y lógica―, desembocaron en una intensa actividad como estudioso del teatro. Y, aunque especialmente interesado por el siglo XIX y el Romanticismo, período cuya literatura y estética siempre me fascinaron, el permanente contacto con los géneros dramáticos de todas las épocas, que nunca he dejado de visitar, me ha permitido adquirir una amplia visión de conjunto y apreciar la evolución y continuidad del gran legado teatral español a lo largo de los siglos.

Esta tradición literaria y escénica, que aún hoy se mantiene viva bajo las diferentes capas con que el tiempo ha parecido sepultarla, es lo que trato de mantener y recordar en este libro que, por encima de todo, constituye un homenaje y un reconocimiento al valor de un inmenso patrimonio cultural que nos pertenece y del que debemos sentirnos orgullosos.