KOSA OROROSA DE ORTOGRAFIA

José Guadalajara 

img_como_escribir_sin_faltas_de_ortografia_7654_origCon sorpresa e incredulidad un lector o navegante de Internet puede encontrarse de la noche a la mañana con un breve artículo que, en principio, le hará encoger el adusto entrecejo al ver formuladas en él una serie de normas contundentes para la reforma de la ortografía española. Yo me lo he encontrado diseminado por distintos Foros, como un rumor escrito sacado casi de extranjis de un secretísimo archivo, aunque lo más singular del caso es que se trata de una supuesta reforma emanada de la mismísima Real Academia de la Lengua Española. Casi nada.

Al principio con credulidad, al instante con sospecha y, al momento, con una carcajada, uno va evolucionando en su lectura con cierto aire de prevención ante lo que no es sino una finísima ironía del autor anónimo al que se debe este artículo. Y digo anónimo porque en ningún sitio he visto reflejada una intención de posible autoría.

No es nueva, desde luego, la pretensión de adaptar la ortografía española a la fonética para tratar de conseguir que la lengua escrita se corresponda de manera más natural con lo que realmente pronunciamos en el habla. Ya desde el siglo XV se propusieron reformas en tal sentido y ahí están nombres como Nebrija, Alejo Venegas, Mateo Alemán, López de Velasco o Gonzalo Correas para atestiguarlo. El mismo título de la ortografía de este último es ya un ejemplo de su intento de reforma para adaptar la escritura a la fonética: Ortografía kastellana nueva i perfeta.

La propia Academia no fue ajena desde su fundación en 1713 a estos intentos de simplificación y claridad –no de adaptación al habla- y así, en las sucesivas ediciones del Diccionario y de la Ortografía, fue introduciendo algunas reformas necesarias, aunque mantuvo siempre en apariencia el respeto al uso establecido y a la etimología. De estos años es, por ejemplo, la supresión de la cedilla: en adelante ya no escribiríamos coraçón sino corazón, ni çumo, sino zumo. Tampoco, a partir de 1815, deberíamos escribir frequente, sino frecuente, ni lexos, sino lejos, tal como ahora hacemos.

No obstante, fue el gramático venezolano Andrés Bello quien propuso en sus Indicaciones sobre la conveniencia de simplificar la ortografía en América (1823) un cambio más drástico. Éste llevaba aparejado incluso la creación de un nuevo abecedario en el que hasta los nombres de las letras se veían sujetos a una parcial modificación. Para Bello “la etimología es la gran fuente de la confusión de los alfabetos de Europa. Uno de los mayores absurdos que han podido introducirse en el arte de pintar las palabras es la regla que nos prescribe deslindar su origen para saber de qué modo se han de trasladar al papel”.

A (a), B (be), Ch (che), D (de), E (e), F (fe), G (gue), I (i), J (je), L (le), LL (lle), M (me),

N (ne), Ñ (ñe), O (o), P (pe), Q (cu), R (ere), RR (erre), S (se), T (te), U (u), V (ve), X (exe), Y (ye), Z (ze)

Su intento, muy juicioso y fundado en una lógica comprensible, insistía con razonamientos como éste: “¿Qué cosa más contraria a la razón que establecer como regla de la escritura de los pueblos que hoy existen, la pronunciación de los pueblos que existieron dos o tres mil años ha, dejando, según parece, la nuestra para que sirva de norte a la ortografía de algún pueblo que ha de florecer de aquí a dos o tres mil años?” Durante algunos años su propuesta estuvo vigente en naciones como Chile, Argentina, Colombia y Venezuela, aplicándose en la enseñanza y para la redacción de documentos oficiales.

Otras muchas propuestas de reforma se han dado desde entonces. Gran revuelo causaron hace diez años los cañonazos antiortográficos de Gabriel García Márquez en su discurso “Botella al mar para el dios de las palabras”, pronunciado en el Primer Congreso Internacional de la Lengua Española (1997), en donde nos encontramos reflexiones como ésta, que fue, sin duda, la clave para la polémica:

“Jubilemos la ortografía, terror del ser humano desde la cuna: enterremos las haches rupestres, firmemos un tratado de límites entre la ge y jota, y pongamos más uso de razón en los acentos escritos, que al fin y al cabo nadie ha de leer lágrima donde diga lagrima ni confundirá revólver con revolver. ¿Y qué de nuestra be de burro y nuestra ve de vaca, que los abuelos españoles nos trajeron como si fueran dos y siempre sobra una?”

Tras estos prolegómenos, vengamos ahora al referido texto de Internet, absolutamente demoledor con la ortografía actual, que transcribo íntegro para regocijo del lector. Antes, sin embargo, recordaré unas palabras del lingüista José Jesús Bustos Tovar: “La escritura no es mera transcripción de la oralidad. Tiene sus propias adherencias culturales, que forman parte del sistema de la lengua escrita, aunque no se correspondan con rasgos de la lengua hablada. Entre oralidad y escritura existe una asociación, no una dependencia absoluta. Por eso intervienen en la ortografía elementos culturales, etimológicos y de uso, que están fuertemente arraigados”.

Ahora sí, aquí va el texto prometido, aunque, si se analiza con atención, su autor no ha sido del todo escrupuloso en la aplicación de sus propias normas, sobre todo en la referida a la grafía “s” y alguna otra. Es de imaginar que, debido a las prisas, no haya transcrito con fidelidad la secretísima propuesta de la Academia. O quizá la costumbre le ha jugado una mala pasada.

Ortografia_2009“La Real Academia de la Lengua dará a conocer próximamente la reforma modelo 2004 de la ortografía española, que tiene como objetivo unificar al español. Con carácter exclusivo conocí un documento reservado que revela cómo se llevará a cabo dicha reforma. La reforma hará mucho más simple el castellano de todos los días, pondrá fin a los problemas de ortografía y hará que nos entendamos de manera universal quienes hablamos esta noble lengua.

De acuerdo con el expediente secreto, la reforma se introducirá en las siguientes etapas anuales:

1) Supresión de las diferencias entre la C, Q y K. Todo sonido parecido al de la K será asumido por esa letra. En adelante se escribirá kasa, keso, Kijote.

2) También se simplifikará el sonido de la C y la Z, que se konvertirán en un úniko fonema S: “el sapato de Selia es asul”.

3) Desapareserá la doble C y será reemplasada por X: “Tuve un axidente en la Avenida oxidental”.

4) Se fundirán la B kon la V; ya ke no existe en español diferensia alguna entre el sonido de la B larga y la V chikita. Por lo kual, a partir del segundo año, beremos como bastará kon la B para ke bibamos felices y kontentos.

5) Pasa lo mismo kon la ELLE y la YE. Todo se eskribirá kon Y: “Yébeme de paseo a Sebiya, señor Viyegas”.

6) La H, kuya presensia es fantasma en nuestra lengua, kedará suprimida por kompleto: así, ablaremos de abichuelas o alkol.

7) A partir del terser año de esta implantasión, todo sonido de ERRE se eskribirá con doble R: “Rroberto me rregaló una rradio.”

8) Se fusionarán la G y la J, para que así jitano se eskriba komo jirafa y geranio komo jefe. Ahora todo irá con JOTA: “El jeneral jestionó la jerensia.”

9) Orrible kalamidad del kastellano, en jeneral, son las tildes o asentos. Aremos komo el ingles, que a triunfado unibersalmente sin tildes. Kedaran eyas kanseladas desde el kuarto año, y abran de ser el sentido komun y la intelijensia kayejera los ke digan a ke se rrefiere kada bocablo. Berbigrasia; “Komo komo.”

10) Las konsonantes ST, PS o PT juntas kedaran komo simples T o S. Kon el kambio anterior diremos ke etas propuetas osionales etan detinadas a mejorar ete etado konfuso de la lengua.

11) Tambien seran proibidas siertas konsonantes finales ke inkomodan y poko ayudan al siudadano. Asi, se dira: “¿ke ora es en tu relo?”, “As un ueko en la pare” y “La mita de los aorros son de Elisabe”

12) Se suprimiran tambien las ESES de los plurales, de manera ke diremo: “la mujere” o “lo ombre.”

13) Despues yegara la eliminasion de la D del participio pasao porque el uso a impueto ke no se diga ya “bailado” sino “bailao”, “erbido” sino “erbio” y “benido” sino “benio”. Igualmente se impondra la kanselasion de lo articulo. Kabibajo asetaremo eta kotumbre bulgar, ya ke pueblo ya no manda, al fin y al kabo.

14) Dede kinto año kedaran suprimia esa de interbokalika ke jente no pronunsia. Adema, y konsiderando ke latin no tenia artikulo y nosotro no debemo imbentar kosa ke nuetro padre latin rrechasaba, kateyano karesera de artikulo. Sera poko enrredao en prinsipio, y ablaremo komo fubolita yugolabo, pero depue todo etranjero beran ke tarea de aprender nuevo idioma rresultan ma fasile. Profesore terminaran benerando akademiko ke an desidio aser rreforma klabe para ke sere umano ke bibimo en nasione ispanoablante gosemo berdaderamente de idioma de Serbante y Kebedo.

Eso si, nunka asetaremo ke potensia etranjera token kabeyo de letra eñe. Eñe rrepresenta balore ma elevado”.

Hablar bien… y escribir mejor es el propósito que inspira esta sección de la Página. Parece que con reformas ortográficas como la propuesta lo vamos a ir consiguiendo. Perdón:

Ablarr bien… y eskribirr mejorr es proposito ke inspira esta sexion de Pajina. Parese ke con rreforma orrtografica komo propuesta lo bamo a irr konsiguiendo.