LA LUZ QUE OCULTA LA NIEBLA

Comprar ebook (3,79€)
Comprar ed. impresa (13,30€)

Ediciones Bohodón, Madrid, 2012.

Páginas: 198

ISBN: 13:978-84-15377-84-9

“Este tipo de novelas no me suele gustar, pero este libro me ha dejado sin palabras”.

Cristales rotos

José Guadalajara

Autor

TRAMA

La llegada de un sobre inesperado mantiene a la protagonista de esta novela en un estado de incertidumbre. Los recuerdos comienzan a aflorar en su mente, y todo su pasado amoroso renace al mismo tiempo que se desenvuelve su vida actual.

Esa irrevocable decisión de retrasar la apertura del sobre se mantiene hasta el desenlace, cuando ya hemos sido introducidos en la peripecia vital de la protagonista. La relación que ha mantenido con Mateo, un reputado arqueólogo, es la pieza clave de esta singular historia de amor.

Desde que, a partir de una foto, se enamoró de él, la existencia de esta mujer liberal e independiente, a la que empieza a preocupar en exceso el paso del tiempo, cambió de forma decisiva. Ahora, ya con cincuenta años, pretendida por un escritor de novela romántica y por joven profesor de lenguas clásicas, su existencia ha cobrado un nuevo rumbo. Sin embargo, la carta que acaba de recibir, y cuya lectura ha pospuesto durante todo un día, contiene una noticia que la conmueve hasta sus raíces.

LA VOZ DEL AUTOR

Comencé a escribir La luz que oculta la niebla con el propósito de explorar una forma no convencional del amor, diferente de los modelos que nos han impuesto la costumbre social y la moral religiosa. Quise que la protagonista de esta novela fuera una mujer distinta ―como no dudo que habrá muchas―, una mujer que experimentara una relación amorosa con la que tratara de ahuyentar los inconvenientes que impone el roce con la vida cotidiana y el peso inexorable del tiempo.

La vivencia de un amor pleno, íntegro y emocionalmente intenso es el objetivo de una voluntad que cifra sus sentimientos y deseos en el hombre que, para ella, constituye la única referencia válida de su biografía sentimental. Todo lo demás han sido deseo, banalidad, juego, aprendizaje.

Sin embargo, yo mismo, al acabar de escribir La luz que oculta la niebla, me he preguntado en muchas ocasiones si el deseo ferviente de independencia que mantiene la protagonista puede tener cabida en nuestro mundo contemporáneo y si su actitud no es sino una manera de prolongar en el tiempo su inmadurez como amante.

Tal vez ―eso me temo―, la protagonista, cuyo nombre no quiero mencionar ahora, se encararía conmigo para criticarme mi forma de pensar.