CONTRADICCIONES BÍBLICAS

Foto Samuel Branch

Si la Biblia es un texto inspirado por Dios, ¿cómo puede albergar contradicciones? ¿Cómo es posible que ya desde el Génesis, primer libro de la Torá o del Antiguo Testamento, nos topemos con la primera de ellas?

Se dice: «Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza… y los creó macho y hembra». Más adelante: «Formó Dios al hombre del polvo de la tierra». Y finalmente: «De la costilla que del hombre tomara, formó Dios a la mujer».

El Génesis habla, en el primer pasaje citado, de una creación simultánea del hombre y de la mujer; después, como puede verse, se dice que la mujer procede del hombre. Hay, por lo tanto, dos creaciones divinas: una, con la palabra; otra, por medio de la materia (polvo y costilla).

Este ejemplo es tan solo una de esas inconsistencias bíblicas: las hay a docenas.

¿Es la Biblia «palabra de Dios» u obra exclusivamente humana? La perfección no admite contradicciones.

En el siglo VI a. C., el filósofo griego Jenófanes de Colofón escribía: «Chatos, negros: así ven los etíopes a sus dioses. De ojos azules y rubios: así ven a sus dioses los tracios».

Es decir, el hombre crea a Dios a su imagen y semejanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio