HIJOS DE HERACLES (TEO PALACIOS)

José Guadalajara 

Novelista; durante las Jornadas de Ábretelibro en Madrid.

Un día recibí un correo de mi editor, Carlos Pàmies, para comunicarme que un escritor de Sevilla iba a presentarme en la Fnac de esta ciudad con motivo de la publicación de mi novela La maldición del rey Sabio. Me puse en contacto con él a través de Facebook para intercambiar algunas opiniones. Éste es el breve correo que le escribí entonces:

“Me parece que me vas a presentar el próximo martes, así que nos conoceremos en persona. Ya he visto tu Página y seguido tu trayectoria, últimamente en el género de la novela histórica. Un abrazo”.

Entre las frases de su respuesta, entresaco la siguiente: “Sí, parece que te hicieron el flaco favor de que sea yo quien te presente a ti y a tu novela en fnac la próxima semana”.

Era Teo Palacios, que, por aquellos días, estaba a punto de publicar su primera novela: Hijos de Heracles, en la editorial Edhasa, una clásica de la novela histórica. Nos conocimos en Sevilla y hablamos con brevedad, pues yo debía regresar ese mismo día a Madrid. Nos hemos visto recientemente en las Jornadas de Ábretelibro celebradas en septiembre de este año. De aquí procede la foto que ilustra esta presentación.

Teo Palacios nació en Dos Hermanas (Sevilla). Realizó estudios de marketing y diseño y ha desarrollado su actividad profesional en estos campos.  Hijos de Heracles es su primera novela, aunque ahora acaba de terminar otra que tiene 158.910 palabras, como, aliviado y lleno de ilusión, tras dos años de trabajo, nos cuenta en Facebook. Quien quiera encontrarlo puede hacerlo aquí o en su Página personal www.teopalacios.com.

¡Eso, sí, también lo descubrirá en el rigor histórico y amenidad de su novela!

LA VOZ DEL AUTOR

HeraclesSiempre me ha gustado la Historia, descubrir cómo vivían otras culturas. Intentando entender cómo realizaban los espartanos la educación de sus hijos, descubrí un periodo histórico fascinante: crisis económica y política, necesidad de ampliación de territorios, ejércitos derrotados repetidamente y la cultura más floreciente de la Grecia Arcaica. En resumen, la imagen más alejada posible de la que nos ha llegado de Esparta. Y con el deseo de narrar esa nueva imagen, doy forma a Hijos de Heracles.

En ella se narran el cambio civil, político y militar de usa Polis en desarrollo. Es sorprendente conocer que los niños de sólo siete años vivían prácticamente desnudos en mitad de la montaña, ya fuera invierno o verano, que se les flagelaba con crueldad ante la menor falta o el estricto régimen de comidas que llevaban. Es sorprendente saber también que la música moderna apareció en aquellas calles de la antigüedad, o que los famosos guerreros espartanos vivieron una época en la que eran derrotados vez tras vez.

Todo se observa a través de los ojos de una de las dos familias reales espartanas, con Teopompo a la cabeza, mediante la que iremos viendo cómo los cambios en la sociedad que las rodea va destruyendo poco a poco la relación entre cada uno de sus miembros.

Una novela que tuvo una gran dificultad en cuanto a la documentación, pero que nos ayuda a entender los orígenes de una de las culturas más increíbles de la Historia.