ASÍ ÉRAMOS (JESÚS CAUDEVILLA)

José Guadalajara 

Presentación de la novela Así éramos, en la librería Fuentetaja de Madrid.

Presentación de la novela Así éramos, en la librería Fuentetaja de Madrid.

Soy frecuentador de algunos foros literarios en internet. A Jesús lo conocí precisamente en uno de ellos: en Sedice, hacia el verano de 2007. Intercambiamos algunos comentarios y opiniones sobre nuestras obras, y muy pronto nos pusimos en contacto a través del teléfono. Sintonizamos bien y proseguimos nuestra amistad en la distancia, ya que él vive en Sabadell, y yo, en Madrid. Tardamos tiempo en conocernos personalmente, pero la ocasión vino propiciada por la presentación de su novela Los silencios del papa Luna, en la Sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés en Madrid. En esta ocasión, actué de presentador.

Hace unos meses, volvimos a encontrarnos otra vez en Madrid, ya que Jesús volvió a viajar hasta aquí para presentar en la librería Fuentetaja su última novela, Así éramos. Conversamos y tomamos algo en un bar después de hacernos unas fotos en el sótano de la misma librería.

Así éramos es la novena novela de Jesús Caudevilla, que ha venido precedida por otras como Los silencios del Papa Luna, Alborada, Las cañadas de Achinech, El vuelo de Ícaro,  Soledades y silencios, El castigo de un dios llamado Adis y Amanecer en el Pacífico. Ha escrito además un libro de relatos, Cuarenta y nueve más uno, y otro de artículos y opiniones, Sin mordazas, ambos en este año de 2011. Escribe desde siempre y comenzó a publicar en 1988.

Jesús Caudevilla ama su profesión de escritor y es un incombustible divulgador de su producción literaria. Recorre diferentes lugares de la geografía española dando a conocer sus escritos y pone en ello una pasión y una entrega absolutas. Tiene una Página en internet que todos podéis consultar: www.caudevilla.com.

LA VOZ DEL AUTOR:

6189gYhllRL._SY445_Así éramos surgió casi por casualidad. Un día, removiendo el interior de un cajón, encontré tres libretas que hacían las funciones de diario y un montón de cartas. El corazón me dio un sobresalto. Aquello no me era desconocido. Cuando tuve tiempo, busqué un lugar tranquilo, desconecté el  móvil y empecé a releer todo el material. Inicialmente la única finalidad era recordar épocas pasadas, pero no tardé en llegar a la conclusión de que de allí podía salir una novela.  Pocos días después me puse a la tarea, compaginándolo con la promoción de Los silencios del papa Luna.

Con independencia de que la historia me afectara personalmente, vi que tenía unos ingredientes que la harían atractiva para el lector. Muchas personas se verían reflejadas en ella. A través de una historia de amor describía unos tiempos transcendentales para España. Los últimos de la dictadura. Tiempos en los que la sociedad y las familias eran muy diferentes.

Algo más de un año después acariciaba el libro impreso editado por Aladena. Me embargó una sensación extraña y distinta a la percibida con mis anteriores obras. Emocionado, pensé que, quizás, había escrito las otras novelas para hacer pública esta historia de amor, lucha y rebeldía.

Ahora, meses después de su aparición, reconozco que mis expectativas se han visto superadas. Muchos lectores me han hecho llegar sus comentarios por diversos medios (teléfono, email, facebook, personalmente…) en los que me han manifestado que se han emocionado con la lectura, y muchos, también, han visto revivir su propia vida. Incluso hay quien ha visitado algunos de los lugares donde transcurre la historia.  ¿Se puede pedir más? Yo, no.