EL BLOG DE CYRANO (ROSA HUERTAS)

José Guadalajara

P1110002En la presentación que hice de Rosa Huertas en el reciente II Encuentro de Escritores de Rivas Vaciamadrid, me referí a esta escritora, haciendo uso de una comparación, como una “mujer con encanto”, al igual que esas guías de “hoteles con encanto” que tienen tanto de diferente y de especial y que consultamos con la complacencia y con el deseo de pasar una estancia en tales sitios. Rosa Huertas destila siempre simpatía y proximidad, y su voz te envuelve no solo cuando lee en público algún fragmento de sus libros sino cuando hablas con ella de modo serio o informal.

Rosa Huertas es profesora de literatura en un instituto de Rivas Vaciamadrid. Escribe novela juvenil, pero, como ha afirmado en una reciente entrevista en el excelente blog  El blog de Patricia (http://elballetdelaspalabras.blogspot.com.es/2012/05/entrevista-rosa-huertas.html) para ella “la literatura juvenil interesante es la que sirve de puente hacia la literatura, llamémosle, adulta”. Y eso es lo que sucede, en efecto, en sus tres novelas publicadas hasta la fecha: Mala luna; Tuerto, maldito y enamorado y El blog de Cyrano.

El lector se encuentra con tramas que seducen por su proximidad humana y que se alejan de los tópicos al uso de tantas y tantas novelas del género. Confieso que soy poco dado a leer literatura juvenil, entre otras razones porque parece que ésta va destinada solo a los jóvenes ―y yo ya no lo soy―, así que solo las leo cuando se las pongo como lectura a mis alumnos; sin embargo, estas novelas de Rosa Huertas te atrapan por su estilo y sus planteamientos y han conseguido quitarme ese cierto prejuicio hacia este tipo de literatura.

De todos modos, Rosa Huertas, para los más jovenzuelos, acaba de publicar también La caja de los tesoros, una novela de sueños infantiles y proyectos de futuro. Está claro que esa disposición joven de su literatura se almacena también en su actitud vital y en su pasión por la escritura.

LA VOZ DEL AUTOR

Hasta que un escritor no se siente seguro no pude empezar a hablar de sí mismo. Quizá este sea el motivo por el que El blog de Cyrano, mi cuarta novela publicada, sea una obra tan personal. El libro arranca con recuerdos juveniles: la llegada a la universidad, las primeras ilusiones, los primeros desengaños. Y continúa por los caminos literarios que frecuento desde entonces: el teatro como espectáculo irrepetible y  la poesía como bálsamo para el alma. A lo largo de sus páginas juego con el espejismo de la realidad y la ficción y hago equilibrios sobre la fina línea que los separa.

Los lectores de mis novelas pueden deducir con facilidad mi afición por lo epistolar: en todos mis libros hay cartas. En El blog de Cyrano también las hay, acompañadas de su versión digital: la protagonista escribe un blog en el que vierte sus sentimientos inconfesables al universo virtual.

Sé que los lectores no se aburrirán porque en El blog de Cyrano hay tantos ingredientes que no les resultará difícil sumergirse en una historia que contiene amores, intriga, amistad, crimen, pasado, presente, personajes históricos (actores, escritores, directores de escena), escenarios reales y reconocibles y, sobre todo, pasión por la Literatura.